Australian Road Trip (IV). De Port Macquaire a la morada de los ornitorrincos.

Figura 7.  Existen, doy fe

Empecé el año tal y como lo dejé. Al volante y con la acampada clandestina. En mi viaje hacia el norte me acercaba a los trópicos y a su consecuente lluvia nocturna. Barossa ha sido mi fiel compañero, mi transporte y mi casa.