Recomendaciones de viaje: sudeste asiatico

Sudeste asiático: destino exótico, barato, seguro y fácil de viajar. Repleto de mochileros y viajeros solitarios. En este conjunto de países he pasado dos meses y dos días, pasando todo lo contrario a una condena.

Mi tiempo se ha visto dividido de la siguiente manera:

15 días en Vietnam, 8 en Laos, 9 en Camboya, 7 en Malasia, 3 en Singapur y 24 en Indonesia.

Como podéis inferir por los días que he pasado en cada país, de cada uno de ellos he visto sólo un poquito, de algunos un par de lugares, de otros algo más extenso.

Se me quedan en el tintero Mianmar, Tailandia y Filipinas. No es que no me interesen, es que los he dejado para futuros viajes.

Y mi recorrido ha sido el siguiente:

Llegué a Ha Noi en un vuelo, desde donde hice un par de visitas de dos días: La bahía de Halón y los arrozales de Sapa. Después, en un bus me dirigí hacia la región central donde pasé un par de días en Hué y 5 dias en Hoi An.

img_20161003_110309962

Figura 1: De camino a las 4000 islas en Laos

En un bus interminable salí de Vietnam destino Laos. Pasé tres días en Pakse y el resto se lo dediqué a las relajadas 4.000 islas en la frontera con Camboya.

En Camboya la lluvia me persiguió recortando parte de mis planes, al final pasé un par de días en Bang Luan, tres días en Phonm Pheng (la capital) y tres días maravillándome con los templos de Angkor en Siem Riep.

Desde Siem Riep cogí un vuelo que me llevó a Kuala Lumpur, donde pasé tres días. Un bus me llevó a Malaca, que disfruté mucho más que la capital malaya.

Otro bus me llevó hasta Singapur, una ciudad futurista donde pasé tres días.

Finalmente, un avión me llevó a Yakarta dónde me encontré con mi gafe favorita. Juntas fuimos a Yogjakarta (también conocida como Yogui Yakarta), al volcán de Bromo y a Banyuangi, donde pasamos tres días. Desde Banyuagni un barco nos llevó a Bali. Pasamos dos días en Singaraja y dos en Padang Bai.  Desde allí fuimos en un barco de los rápidos a Gili Meno, la tranquila de las tres Gili. Atravesamos todo Lombok hasta llegar a Kuta (la de Lombok, no la de Bali) donde me despedí de mi acompañante.

Un avión me llevó a Labuan Bajo en Flores donde pasé tres días buceando. Cogí un crucero de cuatro días que me llevó de vuelta a Lombok. Durante el camino admiré todo tipo de fauna, desde corales a dragones. Tras el crucero volví a Bali, donde pasé un par de días en Ubud rodeada de monos.

Cosas que recomiendo

img_20161014_080945509

Figura 2: uno de los templos de Angkor, Camboya

En Vietnam, Laos y Camboya es necesario hacerse con un visado. En Vietnam, por españoles, podemos pasar 15 días allí sin él, pero si quieres pasar más tiempo tienes que solicitar un visado con anterioridad. En Laos y Camboya lo puedes gestionar en la frontera. Pero es mucho mejor y puede que te salga más barato si gestionas el visado antes en alguna embajada.

Estos países son un poco desastre, así que es mejor que tú también lo seas. Si pretendes llevarlo todo muy organizado lo más seguro es que te acabes desesperando.

Ve con la idea de que vas a tener que estar regateando todo el tiempo, y como extranjero, cosa que no puedes cambiar porque tu cara te delata, siempre vas a pagar más. Cuanto antes te resignes más disfrutarás de tu viaje.

Siempre que cojas un autobús quédate bien con la cara de varias personas y con la matrícula del bus… a veces se van sin ti, o no sabes cuál es el tuyo.

Hay bastantes WiFis por todas partes, incluso en los sitios más remotos, así que si no eres un adicto a la conexión puedes manejarte bastante bien sin comprar ninguna SIM. Pero si quieres una son bastante baratas.

No te preocupes por:

img_20160917_165104999_hdr

Figura 3: Sin miedo al hielo, café vietnamita

Tu seguridad. Estos países son bastante seguros, solo hay que tener cuidado de que no te estafen. Pero básicamente lo que puedes perder es dinero.

Pasar hambre. La comida es súper barata y hay puestos por todas partes… Ahora, si eres un poco quisquilloso con la higiene puede que sí que pases hambre.

El hielo. Lo primero que me ofrecieron al llegar a Vietnam fue un café con hielo. Desde entonces he tomado todo con hielo y no me ha pasado nada (esta es mi experiencia).

Estar solo. Es el paraíso de los viajeros solitarios, es muy fácil conocer a gente.

img_20161113_145950600

Figura 4: Parque natural de Komodo, Indonesia.

Los idiomas

Asia en general es un lío de idiomas, en cada frontera que cruzas encuentras un idioma nuevo, un alfabeto nuevo y, en algunos casos, hasta números diferentes.

Como aquí el turismo está a la orden día, es fácil que encuentres a gente que hable inglés, incluso español. En Singapur es otra cosa, ya que el idioma oficial es el inglés, todo facilidades.

Siempre es bueno aprender a decir “gracias”, “por favor” y “hola” (para saludar a los niños, que les gusta mucho). Hay idiomas más fáciles y más difíciles. El malayo y el indonesio se parecen muchísimo y son bastante fáciles de aprender. El hecho de que usen nuestro alfabeto facilita las cosas. Camboyano, laosiano y vietnamita son ya otra cosa, llevándose la palma este último, impronunciable.

Cosas que visitar:

Generalmente, las cosas que son muy turísticas no me gustan mucho, pero he de decir que la bahía de Halón y los templos de Angkor, sobre todo estos, merecen visitarse aunque sean muy turísticos.

img_20161028_163716129

Figura 5: Praranbaran en Yogjakarta

Hoi An y Malaca me parecieron unas ciudades con mucho encanto, en las que apetece quedarse más de lo planeado. Sin embargo, en Ha Noi, Kuala Lumpur y Yakarta, me pasó lo contrario. Es muy probable que tengas que pasar por ellas, pero con poco tiempo es suficiente.

Para bajar el ritmo y relajarte, nada como las 4.000 islas de Laos, un destino 100% recomendable.

Si tuviera que visitar un solo país de todos estos, creo que elegiría Indonesia. Me ha gustado mucho y es muy variado, playas paradisíacas y volcanes por doquier. La fauna es impresionante, el idioma bastante manejable, y muchísima gente habla inglés. Dentro de Indonesia, lo que menos me ha gustado ha sido Bali, a excepción de Padang Bai. El volcán de Ijen en Java y las maravillas que esconde Flores, entre mis cosas favoritas.

Si te da un poco de rollo el cutrerío y piensas que necesitas las comodidades europeas, entonces recomiendo viajar a Malasia y Singapur. Son sitios muy civilizados en los que sabrás manejarte estupendamente.

Maldito Parné

img_20161016_121143637

Figura 6: No es del monopoli, que es malayo

A excepción de Singapur, estos países son muy muy baratos. Perfectamente puedes tirar con 20-25€ al día.

El alojamiento suele estar en torno a los 4-5€ la noche por persona y, en general, con el desayuno incluido. Para comer puedes gastarte perfectamente 2-5€. Lo que más caro te saldrá son los tours organizados, pero viendo todo lo que ahorras en el día a día muchas veces no da agobio gastárselo.

Me ha parecido que el más barato de todos ha sido con diferencia Vietnam. Hay mucha oferta de todo y eso hace que los precios bajen.

Bonus Track, el precio de la cerveza: en Vietnam, Laos y Camboya la cerveza está tirada, 50 céntimos por unas botellas de 600 ml. Sin embargo, en Malasia, Singapur e Indonesia te saldrá mas cara que en España.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *